Así se hizo EL PAÍS CON TU FUTURO

6 am. Suena el despertador y vosotros todavía estáis en la cama (espero). Busco el celo en el primer cajón de mi mesilla y me lo pego a los párpados para mantener los ojos abiertos. Cuando atino a recordar que es 20 de diciembre, mi estómago empieza a dar saltos de emoción. En cuestión de minutos los mensajes de whatsapp empiezan a quemar la pantalla del móvil. El equipo está despierto: arranca EL PAÍS CON TU FUTURO.

Cuando llego a Kinépolis el montaje está a punto, el catering descargado y los azafatos listos. Parece imposible encontrar a mis compañeros entre personas que corren en lugar de andar. Su estela de pasos me hace entender que mis nervios son los suyos y que todo lo que va a pasar en los próximos dos días será determinante en nuestro estado de ánimo.

Empezáis a llegar e inundáis el espacio con vuestras voces y vuestros ojos que todo lo miran. Sacáis vuestros teléfonos, miráis vuestras entradas, os hacéis fotos y buscáis el momento de entrar en una sala que tiene mucho que ofreceros.

Desde fuera os miramos y pensamos que nos gustaría volver a tener 17 años para mantener viva la inexperiencia y poner el contador de errores a cero sin darle muchas vueltas. El día transcurre entre reflexiones inconscientes y silencios significativos. Las respiraciones entrecortadas de la mañana dan paso a la acción, mucha acción. Mientras vosotros salís a desayunar o a comer, nosotros preparamos el siguiente bloque del día siguiendo escaletas y guiones infinitos. Quién nos iba a decir que el walkie con el que jugábamos de pequeños sería una herramienta de trabajo. Ponemos la oreja en las salas, las redes sociales, la regiduría, la comida, los patrocinadores, los face2face, los presentadores, los talleres y las personas que vienen a contarnos su historia. Es increíble cómo la concentración anestesia el cuerpo y lo hace funcionar a mil por hora. Es asombroso cómo el día da paso a la noche y todo sale adelante por la resolución y el buen hacer de un grupo de personas que trabajan en equipo.

Puedo contaros que han sido semanas duras de preproducción y meses de arduo trabajo. Aunque pueda parecer lo contrario, un evento de dos días implica un trabajo previo de muchos meses. La creación y producción de un evento tiene casi tantas aristas como personas involucradas. Montar todo esto para vosotros ha sido difícil, sí, pero también muy divertido. En definitiva, EL PAÍS CON TU FUTURO también es el futuro. Quizá alguno de vosotros acabe eligiéndolo como camino y aún no lo sepa.

Pero, por el momento, no hablaremos más de decisiones. Os dejo disfrutar de las vacaciones reglándoos dos minutos de making-of… Para que veáis algunas de las caras que estamos detrás de este gran proyecto.

Catalina Cobos

Marketing Institucional y Eventos en EL PAÍS.
Periodismo y Comunicación Audiovisual.

@Catalinacobos